En un mundo tan pequeño, necesitamos
más unicornios y menos guerreros.

El niño que le gustaba hacer sudokus

Ricardo Heriberto es un niño que siempre le gustó armar rompecabezas y resolver diferentes pasatiempos como acertijos, pupiletras, crucigramas… pero un día descubrió la magia de los sudokus y, desde entonces, lo que más le gusta hacer es resolver sudokus.

Y es que el sudoku atrapa, envuelve, hechiza ¿Quieres ser tú también un experto hacedor de sudokus?

Año de publicación: 2007
Páginas:48
© 2011 Heriberto Tejo