En un mundo tan pequeño, necesitamos
más unicornios y menos guerreros.
© 2011 Heriberto Tejo